Canal RSS

Barrio San Juan, Barrio El Centro y los “Peroleros”

Publicado en

Chinameca de Antaño

Barrio San Juan, Barrio El Centro y los “Peroleros”

Es posible que el crecimiento de la ciudad haya comenzado (…) hacia el oriente del valle (de La Esperanza) cerca de las fuentes de agua conocidas como “El Choyo” al sur y la de “San Juan”, al suroeste de la población, a una distancia aproximada de un kilómetro. La primera de agua tibia y la segunda de agua helada.

El Barrio de San Juan se extiende en las cercanías de la quebrada “El Pencazo” hasta las riberas de la quebrada de Yusique. La quebrada “El Pencazo” es una profunda hondonada casi en línea recta con dos pequeñas planicies que permiten el paso a terrenos laderosos. Esta quebrada sirve de límite natural a la ciudad y termina justamente en otra profunda barranca que toma el nombre de Dolores. De esta esquina sale la carretera polvorienta que conducía antaño a la ciudad de San Miguel y a los cantones de Las Mesas, La Esperanza, Los Planes y Valle de la Cruz.

El Barrio San Juan tiene tres y dos avenidas y seis y cuatro calles en rumbos opuestos debido a la naturaleza irregular del terreno. La panadería, la herrería, la pila de San Juan, el puente de Yusique, la barranca de El Pencazo son los puntos de referencia para el trazo municipal y la orientación de los habitantes.

El Barrio del Centro siempre fué un problema para mí. Nunca supe a ciencia cierta cuál es su verdadera delimitación, porque las manzanas o bloques que limitan con el Parque Federal que es lo que se considera como el verdadero y natural centro de la ciudad, en su parte opuesta son del Barrio San Juan y del Barrio Dolores. En la manzana del costado sur del Parque está el Mercado Central; en una esquina está la oficina de la Administración Nacional de Telecomunicaciones, ANTEL. En otra esquina del Parque está la Farmacia Araniva.

En las inmediaciones de la esquina de la Farmacia Araniva está la Placita de Carretas, de casi una manzana de extensión, en donde se instalan circos, las carretas de los comerciantes que llevan sus mercaderías especialmente en las ferias de la ciudad y el comercio dominical de ganado. En los tiempos de mi infancia allí se instalaban los nómadas húngaros o gitanos, llamados por las gentes de aquel tiempo “peroleros” porque fabricaban y vendían peroles de bronce.

Al frente del Parque también están las oficinas de la Alcaldía y de los Juzgados de Paz y de Primera Instancia, la Comandancia Local, las cárceles públicas y en otra esquina, la Escuela de Niñas. En un costado del Parque está el Club de Leones y la Farmacia Rosales y en otro costado la Farmacia Funes.

El Parquecito Marroquín, una panadería, una mueblería que fabricaba sólo ataúdes, una hojalatería son otros puntos de referencia.

Detrás de Iglesia se hallan las oficinas del Convento y la residencia del sacerdote y la servidumbre de éste.

De las esquinas del Parque salen las calles Minerva y del Comercio. La Calle del Comercio termina en la Plazuela del Rastro, en la que hay una pileta grande y varios árboles de Amate, en donde sestean o pernoctan los comerciantes que traen sus mercaderías a la ciudad.

Otros lugares y recuerdos importantes son: el Grupo Escolar “Alberto Sánchez” y la carretera que conduce a Jucuapa, a cuatro kilómetros de distancia; la carretera a Nueva Guadalupe y a la Carretera Panamericana, que a su vez, conduce hacia San Salvador por un lado y hacia San Miguel por otro.

El terreno baldío que por mucho tiempo sirvió de campo de entrenamiento para el Club América y la Loma del Cocal para paseos vespertinos de algunas parejas de jóvenes.

Campeón nacional, hospital sin servicio médico y sacristán perpetuo sin jubilación

El campo de fútbol del Chinameca Sporting Club, que en 1927 fué campeón nacional.

El “chorro público” o servicio de agua potable, la imprenta de Don Angel, la calle real a San Miguel, la Cuesta de La Vuelta, la Escuela Ingeniero Julián Aparicio, La Lomita, la Quebrada de La Ronda, el Parquecito Minerva.

El Hospital de Chinameca que nunca tuvo servicio médico.

Un pasaje sin salida lleva a las edificaciones de la Escuela Normal de Chinameca y a la casa del Sacristán Perpetuo de la Parroquia de Chinameca y que a pesar de haber servido unos setenta años, más o menos, a la iglesia, nunca tuvo jubilación y murió viviendo de la caridad pública.

*Tomado con permiso del bloguero C. Hernandez
http://sociochinameca.blogspot.com

Acerca de chinameca

Noticias,fotos,chismes,y mas desde Chinameca en El Salvador.

Un comentario »

  1. nose q tan cierto sea lo q dicen en la informacion y si esasi pues gracias por ponerla en la red

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: